Realiza tu propio aceite esencial de mandarina

Disfruta de la multitud de ventajas que ofrece realizar tu propio aceite esencial de mandarina en casa. Puede ser de gran utilidad y satisfactorio para nuestra salud, tanto corporal como mental.

Realizar este tipo de tareas manuales en espacios ajenos a nuestro puesto de trabajo, puede servir como salida laboral para despejar nuestra mente, escapar de la rutina y el aburrimiento, así como una actividad muy reconfortante y divertida.

En este artículo te mostramos como preparar nuestro aceite esencial de uno de los frutos con más aroma que existen; la mandarina. Ayuda a estimular las emociones y es muy bueno para la mente. Gracias a ello, aumenta la energía física y mejora el estado anímico de quien lo utiliza.

También, puede ayudarnos a estimular la alegría y mejorar el sentido del humor y, así, conseguimos abordar los problemas y retos de mejor manera.

Para fabricar nuestro aceite esencial de mandarina será necesario utilizar guantes para proteger nuestra piel de posibles irritaciones cuando extraigamos el aceite de la – cáscara de las mandarinas.

–       Pelamos las mandarinas y, con la ayuda de un rallador o una licuadora, trituramos las cáscaras obteniendo trozos pequeños y gruesos. Cuantas más cáscaras utilicemos, más potente será la esencia de nuestro aceite.

–       En un frasco de cristal colocamos los trozos de mandarina creando una base. Llenamos el frasco con vodka hasta que el líquido quede ½ pulgada por encima de las cáscaras de mandarina.

–       Enroscamos el recipiente y lo agitamos enérgicamente durante unos minutos. Este proceso deberemos hacerlo por lo menos 3 veces al día durante unos días.

–       Colocamos el frasco en un lugar soleado, para que el alcohol se caliente y cree más aceite.

–       Pasados unos días colamos la mezcla a través de un filtro de café y recogemos el líquido obtenido en un plato plano. Debemos observar si queda algún trozo pequeño y retirarlo.

–       Cubrimos el plato con un trapo, lo dejamos a temperatura ambiente y esperamos unos días para que el alcohol se evapore del todo. El líquido obtenido será nuestro aceite de mandarina casero.

CLEMCOTT – Mandarina tardía de calidad

Leave A Comment