Té de cáscara de mandarina: Un remedio casero

El té de cáscara de mandarina es un remedio casero oriental muy antiguo. Hoy está internacionalmente reconocido debido a sus beneficios para la salud. Ayuda de hecho a reducir el colesterol y a restaurar la salud digestiva.

Hay que saber que las cáscaras de la mandarina contienen 20 veces más antioxidantes que el jugo, lo que la ubican como una posible nueva arma en la lucha contra el cáncer. De hecho, los antioxidantes pueden proteger a las células humanas de los daños causados por los radicales libres y dicho daño es el que puede conducir al desarrollo del cáncer. Por lo tanto, estos compuestos naturales pueden prevenirlo y detenerlo.

Además de prevenir el cáncer, las cáscaras de la mandarina son como depurativo sanguíneo, alivian las náuseas en las embarazadas, curan el mareo, estimulan la desintoxicación del hígado, el tratamiento de los resfriados, la gripe y el estrés.

 Preparación del té de cáscara de mandarina

– Lavar muy bien la cáscara de mandarina para eliminar toda sustancia contaminante.

– Añadir la mitad de una cáscara de mandarina en una taza con agua hirviendo.

– Tapar la taza y dejar reposar por 15 minutos.

– Puedes agregar un poco de canela si lo deseas.

Clemcott – Mandarina tardía de calidad.

Leave A Comment